CHARLA: AL TELÉFONO CON HUMBERTO COTA

Síguenos en Twitter, Facebook e Instagram: @BeisbolPuro

Por Armando Esquivel / @Paupa11

Por lo regular contesta a la segunda campanada.

Cuando no puede responder es altamente probable que regrese la llamada o un mensaje de texto.

Hoy nos volvemos a encontrar en la línea telefónica para hablar de los números de uniforme que utilizó a lo largo de su carrera como beisbolista profesional en México y en Grandes Ligas.

Es el catcher sonorense Humberto Cota, quien jugó siete temporadas en Grandes Ligas vistiendo de la franela de los Piratas de Pittsburgh.

“Sinceramente yo nunca fui de escoger números que quisiera portar; de chico aquí en ligas infantiles de San Luis Río Colorado usaba el cero y ya después el nueve por Benito Santiago. Yo usaba el número que él tuviera porque fue una persona a la que yo seguí. Yo no era aficionado de Padres de San Diego, yo soy fanático de Dodgers de Los Ángeles, pero a él sí lo seguía mucho y más porque los Padres todavía hacían su pretemporada en Yuma, Arizona, así que Benito Santiago venía seguido a San Luis Río Colorado y siempre he comentado que me gustaba portar su número”.

“Yo no tuve un número especial en lo personal, trataba de usar casi siempre el que combinara con la fecha de mi cumpleaños que es el 7 de febrero, así que buscaba si el número 27 estaba disponible o por lo menos algo que tuviera el siete. Después hubo un tiempo que me dio la ‘fiebre’ por Ken Griffey Jr. y usaba el 24, pero de ahí en fuera no hay nada en específico a algo especial en relación a la razón de mis números”.

“Al llegar a Pittsburgh el número once fue por el hecho de que era el que José Guillén utilizaba ahí con Piratas y yo fui cambiado por él ahí por el mes de julio en la fecha límite para cambios y cuando se realizó esa transacción ese fue el número que me asignaron cuando me ingresaron al roster de cuarenta jugadores en Pittsburgh, entonces hasta eso tuve algo de suerte de que nunca utilicé, ni siquiera en mi debut en Grandes Ligas, números altos de tipo futbol americano que son los que regularmente se les asignan a los novatos o a jugadores que van a su primer entrenamiento en campo de Grandes Ligas”.

“Me tocó ver a jugadores que llegan a un equipo y el número que regularmente usan ya está siendo utilizado. Eran jugadores ya establecidos o ‘caballos’ y a cambio de obtener su número de siempre ofrecían regalos como por ejemplo un reloj a quien le cedía el número”.

“En ocasiones el jugador que veía que llegaba un ‘caballo’ al equipo y que utilizaba el mismo número que él pues estaba consciente de que el recién llegado era de un rango más alto, entonces inmediatamente se aprovechaba y le decía al “clubie” o el encargado –si no le quería decir directamente al jugador recién llegado- que ahí estaba su número por si lo deseaba”

“También pude ver a peloteros que llegaban al equipo donde el jugador que lo utilizaba no tenía el mismo rango que él, pero aún así el que iba llegando no le pedía el número quizá por respeto. La verdad yo valoro mucho eso, ya que me da entender y me hace saber la clase de persona que era ese jugador que iba llegando”.

“A mí me tocó una vez en Hermosillo cuando vino el “Camarón” (Alberto Íñiguez de la Cruz, bat boy) y se me acercó para comentarme que había llegado Vicente Romo, creo que fue en 2008 cuando llegó el “Huevo” junto a “Paquín” (QEPD) y yo no tuve ningún problema en cederle mi número al “Huevo”, así que les dije “adelante”. Yo traía el 24 y les aseguré que no había ningún problema ya que yo lo usaba ahí porque estaba disponible y lo tomé”.

“Naranjeros tiene muchos números retirados y yo no podía usar mi número once que porté en Grandes Ligas porque ya estaba retirado entonces en Hermosillo traía el 24, pero cuando llegó el “Huevo” me fui por el veinte que ahora también ya está retirado por Miguel Flores y a él yo lo apreció mucho ya que cuando llegué a Naranjeros él me ayudó bastante; todos me ayudaron pero con Miguel tuve esa conexión desde un principio y la verdad lo usaba también por él”.

“En Pittsburgh el 11 me gustó bastante ya después que empecé a leer la historia supe que fue utilizado también por otro mexicano, nada más y nada menos que Mario Mendoza, el tremendo “Manos de Seda” y por ahí tengo una foto en la que estamos los dos con el mismo número en el uniforme de Pittsburgh y ya después supe que el número fue retirado por un gran jugador de Piratas que ya había fallecido años atrás y que es Salón de la Fama y se llamaba Paul Waner”.

“A mí no me tocó la suerte de que alguien llegara al equipo en Pittsburgh y hubiera pedido mi número a cambio de un relojito o algo, pero yo lo que más recuerdo o aprecio de haber portado el once con Piratas fue por el hecho que ya mencioné y que fue por Mario Mendoza, ya que es una persona que aprecio mucho; no jugué con él, pero después lo tuve como coach, luego como manejador y es una gran persona al igual que su hijo”.

“En lo personal no era muy supersticioso, yo trataba de irme con un número que me gustara, no el que estuviera de moda, pero tampoco iba a tomar un número alto porque quizá me hubiera sentido raro, aunque ahorita ya es casi normal, como por ejemplo Víctor (González) que usó el 81 fue a lo mejor porque ese le tocó, pero pues igual es probable que lo mantenga, como Judge (Aaron) que es un “caballón” a lo mejor le tocó ese (99) cuando estaba de novato y pues salió “Novato del Año” y jonrones por todos lados y al final se quedó con el número”.

“A lo mejor es gente que le da por ahí con ese tipo de supersticiones, pero en lo que a mí respecta es lo que yo vi, aquí en invierno fue lo mismo, en verano también. Me tocaron casos de jugadores que cedían sus número, pero también hubo quienes no lo cedían y se hacían pleitos a veces o ponían la vara muy alta y pedían fortunas que aún a nivel de Grandes Ligas eran descabelladas, entonces el recién llegado mejor tomaba otro número, sobre todo si sólo había firmado por un año, pero por lo regular muchos accedían y mantenían esa camaradería sabiendo que tú tienes un menor rango que otro jugador pues igual lo cedes”.

“Me tocó a mí cuando llegó el “Huevo Romo a Hermosillo y yo tenía pensado usar el once pero ya estaba retirado, así que pues el ““Huevo” Romo es el “Huevo” Romo” y adelante, no tenían ni porque preguntarme, así que sólo quise enterarme de las opciones disponibles y me quedé con el que en su momento utilizó Miguel Flores para quedarme dentro de los veintes. Ese número lo usé hasta que me fui de Hermosillo y ahora ya está retirado, así que traigo una suerte porque número que uso luego lo retiran”.

LUEGO DE COLGAR

Humberto Cota debutó en Grandes Ligas el 9 de septiembre del 2001 y fue el pelotero 86 nacido en México que alcanzó el máximo nivel de pelota. Se presentó con Piratas de Pittsburgh en un duelo contra Rojos de Cincinnati en el PNC Park y en su primer turno conectó imparable. El hit fue de “piernas” pero valen igual.

Ese indiscutible se lo dio al “paisano” Dennys Reyes. Además ese día hubo más mexicanos en el juego, ya qué José Silva portó la casaca de Piratas, mientras que ese día Juan Gabriel Castro y Elmer Dessens fueron compañeros de Dennys Reyes.

De los 136 nacidos en México que han jugado Grandes Ligas, sólo trece conectaron hit en su primera aparición al plato y tres de ellos fueron receptores. Cota fue el noveno en esa corta lista de trece.

Sólo cinco peloteros nacidos en México han utilizado el número once en su uniforme de Grandes Ligas, empezando por Beto Ávila con Bravos de Milwaukee en 1959; Mario Mendoza con Piraras de Pittsburgh y Marineros de Seattle de 1974 a 1980; Luis Gómez con Azulejos de Toronto en 1978 y 1979; Humberto Cota con Piratas de Pittsburgh del 2001 al 2007 y Daniel Castro con Bravos de Atlanta en 2015.

Con los “bucaneros” han jugado 18 beisbolistas nacidos en México, Cota fue el catorce de esa lista acomodada por orden de aparición. El primero fue Felipe Montemayor y el más reciente Luis “Cochito” Cruz.

El jardinero Paul Waner fue el primero en utilizar el número once con Piratas al portarlo de 1932 a 1939. Por su carrera exaltada a Grandes Ligas en 1952, los Piratas de Pittsburgh retiraron el doble “1” en 2007, dejando a Humberto Cota como el último en haber usado esta cifra en un uniforme “bucanero”.

En Naranjeros de Hermosillo se ha retirado trece números, uno de ellos es el once en honor al serpentinero Francisco Barrios (1993), así como el veinte de Miguel Flores (2019).

Qué opinas sobre esta nota?
author

Noticias relacionadas