LMB

ELEAZAR MORA JUGÓ CON LAS LEYES DE LA PROBABILIDAD, Y GANÓ

Síguenos en Twitter, Facebook e Instagram: @BeisbolPuro

Por Armando Esquivel / @SPaupa

Desde pequeño, y en su adolescencia, Eleazar Mora prestó mucha atención al tema de probabilidad y estadística. Años más tarde aplicaría una de las reglas básicas para abrir la puerta de la que sería una larga y exitosa carrera en el beisbol mexicano.

“Empecé como bateador, inclusive mis tíos me decían que ellos creían que ser bateador era lo mejor para hacer mi carrera como profesional, pero yo la veía muy difícil. Inclusive estuve allá por el noventa con Sultanes de Monterrey y ellos me mandaron a la Academia como jardinero, pero a mí se me hacía muy difícil llegar a establecerme como outfield”, comentó el ex lanzador zurdo veracruzano en entrevista que apareció en el Podcast Círculo de Espera.

“Morita” no se presentó a esa misión en la Academia de Pasteje en 1990 con Sultanes de Monterrey, pero hizo presencia al año siguiente ya como jugador de los entonces Tigres capitalinos, y fue ahí donde tomó la decisión más importante de su carrera.

“Vi que en un equipo nada más se ocupan tres o cuatro outfielders, y por otro lado en un equipo son de 13 a 15 lanzadores, así que las probabilidades eran mejores. Gracias a Dios logramos establecernos unos años en el beisbol profesional”, recordó Mora entre risas.

Al final, “esos años” a los que se refiere Mora fueron 20 temporadas en Liga Mexicana de Beisbol (LMB) y le dieron tiempo para acumular 110 victorias y fue Lanzador del Año en 2002 con Rojos del Águila de Veracruz, al compilar récord de 15-6 con efectividad de 2.50 en 32 juegos.

“Lo que yo le digo ahora a los pitchers es algo que yo viví en ese 2002, y es que un jugador debe tener seguridad en uno mismo porque tu mejor lanzamiento no es la curva, no es la recta, ni el slider, es el pitcheo que tú hagas con seguridad, ese es el mejor que hay aunque lo tires a ochenta millas ese pitcheo va a ser efectivo porque va respaldado de mucha seguridad, y eso fue lo que me ayudó mucho a mí en esos años”, explicó.

En su carrera vistió las franelas de Tigres Capitalinos, Rojos del Águila de Veracruz, Petroleros de Poza Rica, Mayas de Chetumal, Guerreros de Oaxaca, Potros de Tijuana y Saraperos de Saltillo.

Ahora ya retirado como pelotero desde el 2010, el veracruzano ha trabajado como coach en la LMB e instructor de jóvenes en la Academia. Actualmente es el coach de pitcheo de Olmecas de Tabasco, que manejará Pedro Meré uno de los grandes amigos que le dejó el beisbol.

Su carrera de dos décadas pasó como un suspiro o como un parpadeo, pero en el camino hizo muchos amigos que al final de cuentas fue lo más valioso e importante que le dejó su aventura como pelotero.

Si pudiera volver a hacerlo todo de nuevo, seguramente Eleazar Mora no cambiaría nada de su historia en los diamantes, bueno, casi nada, ya que es muy probable que modificaría un poco a su favor ese día en el que se quedó a un out de lanzar un juego perfecto o también cuando perdió un sin hit en la última entrada cuando J.J. Robles le bateó el imparable.

Qué opinas sobre esta nota?
author

Noticias relacionadas