LA LIGA ZARAGOZA: EL CAMPO DE LOS SUEÑOS

Síguenos en Twitter, Facebook e Instagram: @BeisbolPuro

POR DANIEL AGUILAR / @Danny_aguilar

La pandemia nos hizo valorar muchas cosas, entre ellas las que creímos pronto volverían. En lo personal y como muchos que aman la pelota, aquí en la ciudad de Puebla se extraña el beisbol infantil.

Nos quitaron un santuario de luz los días sábados. La Liga Zaragoza, uno de los 36 espacios deportivos a cargo del Instituto Municipal del Deporte en Puebla, espera su regreso, pero ese tiempo que debemos aguardar entristece a más de uno.

Llegué la Liga Zaragoza en el 2009, lo tomé como un empleo para poder pagar mis estudios universitarios, pero me enamoré desde el primer momento, cada uno de los campos, cada uno de los equipos, cada una de las jugadas, los batazos, cada categoría tiene una magia única, si en algo coinciden desde la 5-6 de los bebés hasta la 17-23 de los jóvenes que ya buscan ser profesionales es que dejan el alma y entregan su amor al beisbol.

La categoría de los bebés, los más pequeños de 5-6 años, esos que apenas y pueden pronunciar su nombre pero que nos regalan infinidad de sonrisas. Ver a niños corriendo tras una bola cuando en realidad sólo deberían ir dos jardineros, es de las cosas más inexplicables e increíbles que nos regala la Liga Zaragoza. En los recientes años se han celebrado ya dos torneos de esa categoría, dos nacionales que nos han dejado grandes campeones, procedente de Chihuahua y el otro de la frontera del país. Al haber visto el nivel de béisbol que traían esos niños nos dimos cuenta que hay que trabajar todos los días porque si buscas el sueño de ser profesional se empieza desde la categoría más pequeña. Lamentablemente en la Zaragoza no cuentan con la categoría 3-4 de los pañalitos.

La 7-8, la que a mis ojos es la más difícil de jugar en pelota infantil, la más complicada para todos; coaches, niños, managers, anotadores y hasta los umpires (a esos, todos se les complica). Es la transición de los niños, de en realidad querer hacer el beisbol ya como un deporte y no como un pasatiempo o una diversión, no estoy diciendo que esté mal jugar en 5-6, porque al final los niños se divierten, pero en 7-8 ya tienen que empezar a desarrollar habilidades de un partido de pelota.

La categoría 9-10 años tiene el recuerdo más especial de la última década en la Liga Zaragoza, fue allí donde Puebla se impuso a la Municipal de Tijuana, en el Torneo Nacional de Nuevos Valores de esa categoría, ahí donde Rafael Castelán, que en paz descanse, demostró que es el más grande manager que hayan visto esos campos. Se impuso en una trepidante semifinal a Poza Rica, donde la jugada clave fue un robo de home y después en la final frente a los de la frontera un juego ejecutado a la perfección, por nota, un juego que iniciaron perdiendo los poblanos y que se recuperaron, donde tuvieron su momento clutch y en seis entradas con un roletazo segunda se acabó la historia ¡Puebla hacía historia! Puebla era campeón y ponía la bandera muy alta para todos, para la organización, para la Liga Zaragoza, para la Región 8 de la Asociación de Ligas Infantiles y Juveniles de Béisbol de la República Mexicana, para las futuras generaciones y también para ellos mismo.

En el campo 2 de la Liga Zaragoza está ese recuerdo, del manager poblano con el número 10 en la espalda dejando su legado.

En la categoría 11-12 años, aquella como diría Danny Ortiz, separa a los niños de los hombres vemos un béisbol más puro, donde ninguno se quiere equivocar ya que están a un paso de jugar la pelota en toda su extensión. El campo más grande la liga es que alberga los juegos de esta categoría y en el que más podemos notar la ausencia de los gritos, las risas, los batazos y todo lo que hace especial al beisbol, si pasamos por la calle Triunfo Maderista.

Hace ya más de un año que las categorías grandes tuvieron que emigrar de las instalaciones, pero no de la Liga Zaragoza. Aquel enigmático campo 5 del Hoyo, que tenía su pared en el monstruo del jardín derecho, rumbo al central una rampa enorme que conectaba con la profundidad del izquierdo, sólo queda en el recuerdo de los que un día tuvimos la fortuna de pisar ese diamante. Hoy sólo es un lindo fraccionamiento, donde espero los residentes valoren todo el amor y esfuerzo que dejaron los jóvenes haciendo el Rey de los Deportes.

El santuario del beisbol en Puebla, el Nido Verde de los Pericos de Puebla, ha abierto sus puertas para que la Liga Zaragoza realice encuentros, con todo el apoyo de la directiva y lo mágico que es jugar en un campo de primer nivel. En la colonia maravillas, siempre se encontrará un lugar para todo aquel que quiera jugar pelota.

No sé cuándo regresará esa magia, en verdad no quisiera mentir diciendo una fecha, pero sé que llegará, ¿Pronto? Al tiempo, es lo único que tenemos seguro.

Qué opinas sobre esta nota?
author

Noticias relacionadas