VIERNES DE COLECCIÓN: DEL «PAQUÍN» A KIRK, CINCO DÉCADAS DESPUÉS

Síguenos en Twitter, Facebook e Instagram: @BeisbolPuro

Por Armando Esquivel / @SPaupa

Año con año, el beisbol se mantiene en constante evolución y el coleccionismo de tarjetas no le pierde el paso.

En la entrega de la semana pasada nos enteramos que Francisco “Paquín” Estrada tuvo que esperar 20 años para verse en una cartita de beisbol y pudiera decirse que su debut en el cartón fue fortuito, ya que se integró en una colección conmemorativa de Mets de Nueva York en la que aparecieron todos los peloteros que habían engrosado sus filas desde 1962 a 1991.

“Paquín”, quien debutó en 1991, nunca apareció en los tradicionales sets de Topps, ni siquiera tuvo tarjeta de ligas menores y, como él, hubo cientos de jugadores que pasaron desapercibidos y ahora son anónimos en el maravilloso mundo de las estampas de beisbol.

Entre los mexicanos se puede armar un buen grupo de quienes carecieron de una tarjeta de Grandes Ligas para presumirla a sus nietos y esos son los casos de Carlos “Bobby” Treviño, Procopio “Bobby” Herrera, Felipe Montemayor, José Luis “Chile” Gómez”, Germán Barranca, Miguel Puente, Jesse Flores, Juan Cerros, Noé Muñoz, Isidro Márquez, Arturo López y Francisco Rodríguez, aunque estos últimos cinco cuentan con ejemplares de ligas menores y eso es bien recibido por los coleccionistas de mexicanos.

Las cosas han cambiado mucho en el mundo del cartoncillo.

Ya no se necesitan chicles en los paquetes para motivar la compra a costa de la mancha en la última tarjetita de ese paquete debido a la goma de mascar o tampoco aparecen ya las calcomanías de cada uno de los equipos, ni aquellos pedazos de rompecabezas que te motivaban a completar las fotos de grandes estrellas.

Quizá esas sean las cosas que extrañan los añejos coleccionistas y eso de “añejos” es otro de los cambios, pues ahora el coleccionismo deportivo está dirigido a compiladores adultos, lo que quizá le quita su esencia, ya que fue creado pensando en los niños, qué, aunque también se involucran en el “hobbie”, los altos precios de hoy en día hacen que sean los más grandes los que puedan armar colecciones de respeto.

Regresando al tema del pasado cuando muchos jugadores que estuvieron en Grandes Ligas se quedaron sin tarjetas para recordar sus mejores días en el beisbol, ahora las cosas han cambiado de manera considerable y como “muestra sólo un botón”.

Ese “botón” es Alejandro Kirk, un prospecto tijuanense que está cerca de alcanzar el sueño de todo deportista, ya que fue integrado al “Taxi Squad” de Azulejos de Toronto, la antesala para alcanzar las Grandes Ligas a través de esta franquicia canadiense.

A diferencia del “Paquín” y de todos los mexicanos arriba mencionados, el joven receptor producto del sistema de desarrollo de Toros de Tijuana ya tiene 150 tarjetas diferentes, la gran mayoría como prospecto de Grandes Ligas y eso que aún no hace su debut en el mejor beisbol del mundo.

Cabe destacar que las cartitas principales son diez y de ahí se desprenden decenas de paralelos con diferentes versiones de la tarjeta que hacen que sea imposible armar una compilación completa del diestro de 21 años.

La primera ocasión que apareció en una tarjeta fue en el set 2018 de Grandstand Bluefield Blue Jays, sucursal nivel Rookie de la liga Appalachian, pero en 2019 se desbordó su colección al aparecer dentro de la entrega de Bowman, en las que cuenta con tres ejemplares “base” que son las ediciones “Draft”, “Chrome Prospects” y “Holiday”, esta última como parte de una fusión con Topps.

Es de estas ediciones de las que surgen una infinidad de ediciones de colores, tarjetas en numeraciones reducidas y autógrafos que ensanchan le recopilación de Alejandro Kirk, tanto en cantidad como en precios.

El tijuanense también aparece en Leaf Valiant, Leaf Ultimate, Leaf Flash, Panini Elite y mi favorita la Topps Heritage 2019.

El mercado de tarjetas de Kirk tiene opciones para todas las carteras, desde los 10 pesos por una Bowman Chrome 2019, hasta los 20 mil pesos por un paralelo “naranja”. De esta versión sólo existen 25 y viene con autógrafo de “puño y letra” y su aparejada certificación.

Y así, podrá encontrar más tarjetas de Kirk con etiquetas de 17 mil pesos, 13 mil, diez mil, pero también hay de veinte pesos, de cincuenta o cien, dependiendo de la rareza del ejemplar.

A diferencia de décadas que ya se extinguieron, hoy no se ocupa debutar en Grandes Ligas para contar con un amplio repertorio de tarjetas de las grandes compañías y Alejandro Kirk lo sabe, al igual que su muñeca adolorida que le recuerda los cientos de tarjetas que firmó y son ahora los tesoros que aparecen al abrir los paquetes 2019 de Bowman, Leaf o Panini.

El pelotero que pertenece a Toros de Tijuana en la Liga Mexicana de Beisbol (LMB) está muy cerca de convertirse en el nativo mexicano número 136 en jugar en Grandes Ligas y usted todavía tiene tiempo para hacerse de sus ejemplares, ya que al momento de su debut aumentará el valor de sus tarjetitas de manera considerable y abrirá la puerta para que en 2021 lleguen las codiciadas tarjetas de novato, ya que esas sólo aparecen luego de su “tasita de café”.

Por fortuna, aquí en la redacción de Beisbol Puro tenemos cartitas firmadas por Alejandro Kirk y en próximas entregas le daré a conocer las bases para poder llevársela gratis como regalo de navidad. Por lo pronto envíeme un correo a [email protected] y sólo dígame que quiere la tarjeta con autógrafo de Alejandro Kirk.

Seguramente nos encontraremos por aquí el próximo viernes SDQ.

Cuídese y siga llenando carpetas porque CADA TARJETA ES UNA HISTORIA.

Qué opinas sobre esta nota?
author

Noticias relacionadas