VIERNES DE COLECCIÓN: EL CODICIADO «PAQUÍN»

Síguenos en Twitter, Facebook e Instagram: @BeisbolPuro

Por Armando Esquivel / @SPaupa

Su carrera en Grandes Ligas quizá fue la más corta entre los 135 nacidos en México que alcanzaron el máximo nivel, y al igual que su estancia tan corta en el “Big Show”, su colección de tarjetas de beisbol es muy pequeña y se reduce a sólo una cartita.

Francisco Estrada nació un 12 de febrero de 1948 en Navojoa, Sonora y poco más de 23 años después cumplió el sueño de todo beisbolista al debutar en Grandes Ligas con Mets de Nueva York en un duelo contra Expos de Montreal que tuvo verificativo el 14 de septiembre de 1971 en el Shea Stadium.

El “Paquín” fue el nativo mexicano número 21 en alcanzar la “Gran Carpa” y el primero en hacer su debut ese inmueble que se localizaba en Flushing, uno de los barrios de la parte Norte de Queens, dentro de la ciudad de Nueva York.

Ese día, el abridor por los Mets fue Nolan Ryan y el receptor sonorense inició en la banca en ese duelo que fue el primero de una doble cartelera, con el par de duelos pactados a nueve entradas.

El manejador Gil Hodghes hizo el llamado y “Frank” Estrada entró en la parte alta de la sexta entrada para substituir al titular Jerry Grote como séptimo en el orden, ya cuando los canadienses apaleaban a los neoyorquinos que regresaron la Liga Nacional a la “Gran Manzana”.

Esos cuatro episodios fueron los únicos que jugaría el “Paquín” en Grandes Ligas, pero le alcanzaron para tomar dos turnos al bat y en el primero de ellos mando guardar la pelota con su primer hit sobre un lanzamiento de Bill Stoneman que depositó en el jardín izquierdo.

Mets perdió el juego 13-1 y aunque al calendario regular aún le faltaban quince juegos, el diestro sonorense no recibió otra oportunidad.

La estancia de “Paquín” en el “Big Show” fue muy corta y no le alcanzó para aparecer en el set de Topps en 1972, ni en algún ejemplar de ligas menores donde pasó por las sucursales de Cachorros, Orioles y Ángelinos, además de Mets.

Fue hasta 1991, dos décadas después de su debut, cuando se le hizo justicia a Francisco Estrada con la que está registrada como la única tarjeta de beisbol en la que aparece con un uniforme y el registro de su carrera en Grandes Ligas.

La tarjeta de “Paquín” está numerada con el 110 y es de las más buscadas por los coleccionistas mexicanos, lo que hace que sea muy escaza y difícil de agregar a recopilaciones de “paisanos” en Grandes Ligas.

El set conmemorativo que consta de 450 estampas integró a todos los peloteros que hasta ese momento habían portado la casaca de Mets de Nueva York y, que en su momento, fueron entregados en grandes hojas que contenían quince tarjetas cada una y podían ser separadas siguiendo las líneas perforadas de fábrica.

Las tarjetitas individuales miden aproximadamente cinco centímetros de ancho por poco menos de ocho de altura y la numeración sigue un orden alfabético con el apellido del jugador.

Según registros, la colección fue dividida en tres sets de 150 tarjetas cada una y se regalaban en los juegos como locales de Mets de Nueva York durante la temporada 1991. La primera repartición se hizo el 25 de mayo.

Este ejemplar del “Paquín” se encuentra entre los más difíciles de conseguir entre los jugadores nacidos en México que gozaron del privilegio de aparecer en una tarjeta de Grandes Ligas y es tan codiciada porque es la única del gran beisbolista y manejador sonorense, quien es todo un histórico del beisbol de nuestro país.

En ese mismo set, también aparece Alex Treviño, pero su tarjeta no es tan solicitada, ya que el regiomontano cuenta con una amplia colección de diferentes ejemplares que documentan su paso por el mejor del beisbol del mundo y en el caso del “Paquín” esa es la única.

El precio no es quizá el principal problema para hacerse de una de estas joyas, ya que han encontrado copias en el rango de los 50 a los 400 pesos, sin embargo, el problema es que los coleccionistas mexicanos han arrasado con esta tarjeta en los sitios de ventas en línea y una de las pocas opciones que quedan disponibles es comprar el set completo o bien los paquetes sellados que se entregaban en el estadio y rezar porque en uno de ellos venga la del “Paquín”.

Yo intenté esto último, pero no tuve el resultado esperado, ya que no me pude hacer con la tarjeta de Francisco Estrada, pero a cambio obtuve la de Treviño y la de Nolan Ryan entre las 150 piezas que contenía la entrega.

Otra opción para contar con “Paquín” en la colección es la calcomanía de 1978-79 de la Liga Mexicana del Pacífico o la tarjeta del 2005 de la Liga Mexicana de Beisbol, aunque en ninguna de las dos aparece con el uniforme de Grandes Ligas.

Si usted tiene esta tarjeta es de los pocos afortunados en México. Si tiene dos véndame una, se lo voy a agradecer, ya que es una de las pocas tarjetas de mexicanos que se le siguen negando a mis carpetas.

Hay varios mexicanos que jugaron en Grandes Ligas y no tuvieron tarjeta que demuestre su estancia y ahí no hay nada que hacer, pero de los que aparecen en alguna tarjeta el “Paquín” es el más difícil de conseguir.

Qué opinas sobre esta nota?
author

Noticias relacionadas